(14 May 2020) BADIL's NAKBA 72 Declaración (Spanish): La Unidad y la Lucha del Pueblo Palestino para Acabar la Nakba Continua

Hits: 499
PR/EN/140520/18
Poner fin a la Nakba continua de los refugiados y desplazados internos palestinos es el punto de partida para lograr una paz justa y sostenible. La Nakba continua, que comenzó con la partición ilegal de Palestina en 1947,[1] es el resultado de violaciones sistemáticas de los derechos humanos y crímenes internacionales israelíes, la complicidad de sucesivas administraciones estadounidenses (EE.UU.), con las políticas y prácticas ilegales israelíes, la falta de voluntad política de los estados occidentales más poderosos, para cumplir con sus responsabilidades, y la incapacidad y poca actividad de las históricas agencias internacionales. La dependencia de la condena internacional y la voluntad política incipiente han demostrado ser una estrategia ineficaz, que no ha logrado parar las políticas y prácticas israelíes de anexión, colonización, traslado forzoso y desplazamiento, además del apartheid en Palestina histórica. La adhesión e implementación de un enfoque basado en los derechos humanos, dictado por el derecho internacional, incluye rendir cuentas por las violaciones y crímenes israelíes, y el resurgimiento de la legítima resistencia palestina, es la única forma de lograr los derechos inalienables del pueblo palestino.

Los refugiados y desplazados internos palestinos son la mayor y más antigua población desplazada del mundo. Hoy en día, como resultado de la Nakba continua, hay 8,7 millones, constituyendo el 66,7% del pueblo palestino.[2] La Nakba continua se caracteriza por las políticas y prácticas israelíes diseñadas e implementadas para controlar la mayor parte de tierra, con el menor número de palestinos posible. Para lograr esto, Israel segrega, fragmenta y aísla a las comunidades palestinas de sus tierras, para reprimir la identidad y la resistencia social, cultural y nacional -en un intento por comprometer la colectividad palestina y el derecho a la autodeterminación-.[3]

Las características de la Nakba continua también incluyen un proceso progresivo de anexión de facto a de jure, diseñado para sostener y intensificar la colonización y el apartheid.[4] Bajo la apariencia de un estado de emergencia, forjado con medidas restrictivas y una mayor puesta en seguridad para combatir la pandemia de Covid-19, y con el establecimiento de un nuevo acuerdo de coalición, Israel ha acelerado sus planes de anexión. La pandemia de Covid-19 ha servido para resaltar la vulnerabilidad extrema y la brecha de protección existente que enfrentan los refugiados palestinos -resultando en una capa adicional de opresión, discriminación institucionalizada y empeoramiento de la crisis humanitaria-. La brecha de protección se multiplica por la campaña estadounidense-israelí para socavar y desfinanciar  el Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente (UNRWA).[5] Con UNRWA efectivamente incapacitada, y la Comisión de Conciliación de las Naciones Unidas para Palestina (UNCCP) -que tenía el mandato de proporcionar soluciones duraderas- desaparecida al principio de su carrera, los refugiados y los desplazados internos palestinos carecen de la protección internacional a la que tienen derecho.

La situación se ve agravada por el llamado “Acuerdo del Siglo”: Paz para la prosperidad. Una visión para mejorar las vidas de los pueblos palestino e israelí" (de aquí en adelante, la Visión) propuesto por la administración Trump en enero de 2020.[6] La Visión, inmersa en apoyar y recompensar a Israel por infracciones graves del derecho internacional, se pretende adoptar un enfoque "pragmático" a la cuestión de Palestina, que, en opinión de Trump, debería reemplazar el derecho internacional, las convenciones y las resoluciones de las Naciones Unidas (ONU). La Visión revela cómo la creación de un llamado Estado palestino autónomo se manifestaría en una entidad palestina capitulada no contigua, con fronteras reguladas por Israel y conectadas por puentes, túneles y carreteras controlados por Israel.[7] El plan intenta legitimar la anexión de Jerusalén este, el Valle del Jordán y las colonias israelíes en Cisjordania.[8] Además contempla un intercambio de tierras de la región del Triángulo - hogar de 260,000 palestinos con ciudadanía israelí a quienes los políticos israelíes han hecho referencia a menudo como una amenaza demográfica - al "Estado" palestino propuesto para permitir que Israel conserve su carácter de entidad judía.[9] Por último, la Visión niega a los refugiados y a los desplazados internos palestinos, su derecho a reparaciones, es decir, el derecho al retorno a sus hogares, la restitución de bienes y una compensación.[10] Lo hace por la evidente omisión del tema de los desplazados internos palestinos (aproximadamente 760,000),[11] intentando delimitar de manera restrictiva el número de refugiados palestinos elegibles para reparaciones, y eximir a Israel de sus responsabilidades hacia los palestinos desplazados, mientras que al mismo tiempo transfiere estas responsabilidades a terceros estados, principalmente a los estados árabes.[12]

La inacción de la comunidad internacional frente a los derechos del pueblo palestino se remonta a más de 100 años, cuando los estados poderosos formalizaron la colonización de Palestina a través de la Declaración Balfour en 1917 y el Mandato Británico para Palestina en 1922 a favor del movimiento sionista. Hoy, estos mismos estados continúan ignorando sus responsabilidades y confieren impunidad a Israel en lugar de poner fin a las violaciones y crímenes internacionales perpetrados contra el pueblo palestino. Estados occidentales poderosos (la Unión Europea, sus estados miembros y los EE.UU.), no han tomado medidas prácticas para responsabilizar a Israel. Más bien, han contribuido a reducir el espacio de la sociedad civil y criminalizar la resistencia palestina legítima, a través de medidas que equivalen a una financiación condicionada inaceptable bajo la apariencia de políticas y legislación “antiterrorista”.[13]

El tiempo para confiar sólo en declaraciones diplomáticas, pero ineficaces, y en la condena de la comunidad internacional ante el régimen israelí de anexión, el traslado forzoso y el desplazamiento, la colonización y el apartheid, ha pasado. BADIL y la Red Global de Refugiados Palestinos (GPRN) hacen un llamamiento al pueblo palestino, donde sea que residan, reconociendo la colectividad, unidad y sumod (resiliencia) de la identidad nacional palestina, la cultura y la resistencia legítima, para reclamar y buscar sus derechos a la autodeterminación y al retorno
 

[1] United Nations General Assembly, Resolution 181 (II). Future Government of Palestine, A/RES/181(II), 29 November 1947, available at: https://unispal.un.org/DPA/DPR/unispal.nsf/0/7F0AF2BD897689B785256C330061D253 [accessed 9 May 2020]

[2] BADIL, Survey of Palestinian Refugees and Internally Displaced Persons 2016-2018, Vol.9 (Bethlehem: BADIL, 2019), available at:  http://badil.org/phocadownloadpap/badil-new/publications/survay/survey2016-2018-eng.pdf

[3] BADIL, Forced Population Transfer: The Case of Palestine – Segregation, Fragmentation and Isolation, working paper no. 23 (February 2020), available at: http://badil.org/phocadownloadpap/badil-new/publications/research/working-papers/WP23-SFI.pdf

[4] BADIL, Israeli Annexation: The Case of Etzion Colonial Bloc (Bethlehem: BADIL, 2019), available at: http://badil.org/phocadownloadpap/badil-new/publications/research/in-focus/EtzionBloc-IsraeliAnnexation.pdf

[5] BADIL, Understanding the Political Underpinnings of the UNRWA’s Chronic Funding Crisis, bulletin no.27 (June 2018), available at: http://badil.org/phocadownloadpap/Badil_docs/bulletins-and-briefs/bulletin-no27-unrwa-financial-crisis.pdf

[6] See White House, Peace to Prosperity: A Vision to Improve the Lives of the Palestinian and Israeli People (28 January 2020), available at: www.whitehouse.gov/peacetoprosperity [accessed 9 May 2020] [hereinafter White House, Peace to Prosperity]

[7] Id., 11-14, 24-25; Appendix 1: Conceptual Maps

[8] Id., 13-17; Appendix 2A: Security Considerations

[9] White House, Peace to Prosperity, supra 6, 13. See also Gideon Alon and Aluf Benn, “Netanyahu: Israel’s Arabs Are the Real Demographic Threat,” Haaretz, 18 December 2019, available at: www.haaretz.com/4802 [accessed 9 May 2020]

[10] Id., 9, 31-33

[11] BADIL, Survey of Palestinian Refugees and Internally Displaced Persons 2016-2018, Vol.9 (Bethlehem: BADIL, 2019), available at:  http://badil.org/phocadownloadpap/badil-new/publications/survay/survey2016-2018-eng.pdf

[12] See BADIL, Trump's so-called Vision/Deal of the Century: A move to end the Palestinian refugee issue through serious breaches of International Law, position paper (May 2020), available at: http://www.badil.org/phocadownloadpap/badil-new/publications/research/in-focus/Deal-of-the-Century-Refugee-Issue(PositionPaper-May2020).pdf

[13] BADIL, European Union Conditional Funding: Its Illegality and Political Implications, position paper (April 2020), available at: http://badil.org/phocadownloadpap/badil-new/publications/research/in-focus/EuropeanUnionConditionalFunding(PositionPaper-April2020).pdf